Cronología de Transbarca: Un transporte que no avanza detenido en la polémica

Fue un viernes 20 de junio de 2003, cuando por primera vez los larenses conocieron la noticia, a través del Diario EL IMPULSO, sobre la futura instalación del Sistema de Transporte Masivo de Barquisimeto (Transbarca), en palabras del entonces alcalde socialista, militante del Movimiento Quinta República, después PSUV, Henri Falcón Fuentes, quien así lo anunció, y comparó este modelo de transporte similar al que cambió el estilo de vida de los bogotanos, en Colombia, hace actualmente unos trece años, y en Curitiba, Brasil.

Recoge una nota registrada en este periódico, justamente el día de la publicación de esa noticia: “Falcón ha anunciado, de manera informal, que de acuerdo a los resultados por los estudios de impacto vial, realizados por técnicos de la Autoridad Metropolitana de Transporte y Tránsito (AMTT), se deberá hacer una interconexión entre el centro productivo del oeste, el centro cívico, ubicado en el centro de la ciudad, y el centro productivo del este”.

El eco no se hizo esperar por parte de las autoridades municipales de ese momento, quienes asomaron la propuesta de una troncal expresa que partiría de los alrededores del cementerio nuevo, tomaría la avenida Florencio Jiménez, continuaría por la avenida Libertador, doblaría en la avenida Rómulo Gallegos (la 42), para conectarse con la avenida Venezuela, se incorporaría al Monumento al Sol, tomaría la avenida Los Leones y luego la avenida Lara hasta llegar al Club Carabalí, hacia el municipio Palavecino.

Mientras una troncal ecológica compuesta por unidades recorrería la avenida 20 y se conectaría con el servicio expreso en el cruce de las avenidas Lara y Los Leones.

También transitaría el cementerio nuevo (terminal principal), redoma de El Obelisco, avenida Pedro León Torres (doble vía solo para el sistema), curva hacia la avenida Lara por el Country Club, cruce de las avenidas Lara con Leones, Redoma La Pastora y terminal de Cabudare (Valle Hondo).

La gran diferencia y ventaja que tendría este sistema, respecto al instalado en la ciudad de Mérida, es la capacidad espacial, debido a que las avenidas Florencio Jiménez, Venezuela y Lara son lo suficientemente amplias para soportar la habilitación de un canal exclusivo para el Transbarca.

Diez días después a ese anuncio, el 30 de junio, Falcón valoró el costo de la primera fase de Transbarca en 140 millones de dólares con recursos provenientes de la Ley Paraguas del año 2003.

En esa oportunidad dijo: “no habrá exclusión. Los transportistas del Sindicato Automotor y los trabajadores afiliados al Sindicato de la Construcción del estado Lara, serán incorporados en el proceso”.

Para la consecución de este dinero, Falcón presentó un anteproyecto a las autoridades de la Comisión de Planificación y Desarrollo Urbano de la Asamblea Nacional, con la intención de incluir a Barquisimeto en la lista de las primeras ciudades del país a ser beneficiadas con los recursos de la Ley Paraguas del 2003, con lo cual estimó consolidar la primera etapa de Transbarca, y comenzar otro proyecto concebido por él: el nuevo terminal de pasajeros.

Los recursos para la conclusión de la segunda etapa de la obra de transporte, quien hoy es gobernador, señaló que los podría gestionar ante la Corporación Andina de Fomento (CAF) y en el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Diosdado Cabello, para ese momento ministro de Infraestructura (hoy presidente de la Asamblea Nacional), aseguró el 24 de julio de 2003 que Barquisimeto se ubicaba dentro del grupo de ciudades calificadas como prioritarias para ser beneficiadas con el otorgamiento de los recursos de la Ley Paraguas de 2003.

Ese comentario de Cabello estuvo fundamentado en una visita a Caracas que seis días antes hizo Falcón para conversar con autoridades del Fondo Nacional de Transporte Urbano (Fontur), de la Comisión de Planificación y Desarrollo Urbano de la Asamblea Nacional, con representantes de la Corporación Andina de Fomento, del Banco Interamericano de Desarrollo, del Banco Mundial y hasta con el fallecido presidente Hugo Chávez, quien aprobó el proyecto en una de las reuniones con sus ministros.

Pese a la disposición que tenía la CAF y el BID de financiar el proyecto de instalación del Sistema de Transporte Masivo para Barquisimeto, y de las gestiones que hizo Falcón en la capital de la República en esos organismos, otras eran las expectativas que crecían en la capital larense en torno a la anunciada obra, como los temores de que esa decisión no fuera la más acertada para la ciudad, por la falta de consulta y apertura de adecuados procesos de participación.

Y es que el propio comentario de Falcón avivó dudas, cuando dijo: “lo que hasta ahora se conoce como Transbarca es solo una idea, una propuesta formulada por las autoridades locales para iniciar una discusión, un debate productivo y beneficioso”.

Otra declaración de Falcón creó incertidumbre: “quiero ser enfático en esto. La propuesta que estoy presentando ante las autoridades nacionales no será la definitiva. Debemos tener algo en la mano para asegurar que los recursos sean entregados a la alcaldía de Iribarren y no a la de otros municipios. Si no presentamos este boceto, no obtendremos dinero para instalar Transbarca”.

La idea parte un estudio del año 96

El ingeniero Oswaldo Rojas, presidente de Tranbarca para el año 2004, reveló que este proyecto se basó en un estudio de organización del transporte que se realizó en esta ciudad en 1996, y que sencillamente fue actualizado y modificado para Barquisimeto, gracias al financiamiento del Banco Mundial.

Dicho estudio tuvo como objetivo revisar cómo funcionaba la ciudad de Barquisimeto con el fin de proyectar un tipo de servicio.

Fue entonces como se decidió que Iribarren necesitaba un sistema de transporte y se tomó como ejemplo el que se implementó en Curitiba, Brasil. Por lo tanto, se planteó un sistema superficial basado en canales preferenciales que tuviera como consideración básica el movimiento de las personas de la ciudad.

Ese estudio reveló que en el casco, entre la avenida Vargas y la avenida Rómulo Gallegos (la 42), y de la carrera 17 hasta la avenida Venezuela, lo cual se extendió hasta la calle 60, se movilizaba el 60% de los ciudadanos que usan el servicio de transporte masivo proveniente de Cabudare, El Ujano, El Cercado, La Ruezga, y las parroquias Unión, Cují y Tamaca.

Utilizando esa información, y fundamentado en aquel estudio el alcalde Henri Flacón, quien siempre tuvo como una de las prioridades el caso del transporte, conformó una comisión integrada por los ingenieros Nelson Torcate, Jesús Lugo, Oswaldo Rojas y el arquitecto Alcibíades Vásquez, quienes conocieron las propuestas de Bogotá, que era el sistema Transmilenium, así como las experiencia de Quito y Cuririba, esta última experiencia implementada en Mérida.

Se hicieron estudios en la ciudad con expertos traídos de Ecuador y Bogotá. Finalmente, en las apreciaciones que se hicieron se decidió que la mejor alternativa era el sistema de transporte masivo superficial, y se descartó la posibilidad de construir un metro u otro tipo de sistema.

Para ejecutar el proyecto concertarían con los diferentes sectores de la ciudad entre los cuales figuraban los transportistas y los trabajadores de la economía informal.
“Lo que nos proponemos es organizar el transporte, estableciendo un vínculo inquebrantable entre los trabajadores del volante activos, los gobiernos municipal regional y la población en sí misma”, sostuvo.

Habrá nuevas contrataciones, pero los transportistas tradicionales no dejarán de trabajar. Ya se les propuso que se conformaran en equipos para que presenten propuestas operativas, a fin de garantizar la inclusión inmediata.

No obstante, los transportistas para ese momento desconocían de qué se trataba el proyecto, al decir de Erick Zuleta, presidente de la Federación Nacional de Transporte y del Sindicato Automotor del estado Lara.

¿Cómo fueron concebidas la primera y segunda etapa?

En una primera fase, la meta del gobierno regional era alcanzar la inclusión de Transbarca en el Plan Nacional de Transporte Urbano que se aplica con recursos del Ejecutivo Nacional.

Esta primera etapa estaría conformada por 82 autobuses eléctricos livianos y cada uno tendría la capacidad de movilizar a 150 mil personas.

Se escogió este sistema porque encajaba en la estrategia política del gobierno nacional. A propósito de esto, en 1999 el Ministerio de Energía y Minas emitió una serie de decretos para estimular el uso de energía sin hidrocarburos líquidos, a fin de promoverlo en el sistema de transporte público para que se libere este tipo de hidrocarburos el cual se exporta y está en la cuota de la OPEP.

El gobierno central, hacía una revisión con organismos multilaterales para estudiar la factibilidad de proyectos orientados a mejorar la calidad de vida de los ciudadanos, a través del desarrollo urbano, en el cual contemplaba Transbarca.

La segunda fase establecía un sistema troncoalimentador, de canales exclusivos, con terminales de transferencia, cuya ejecución en Barquisimeto se dijo era perfectamente viable, en atención a sus características topográficas.

Prometieron culminar la obra en 2006

La primera piedra para el inicio del Transbarca y del Terminal de pasajeros de Barquisimeto, este último proyectado para construirse sobre una superficie de 85 mil metros cuadrados, se colocó el viernes 18 de marzo de 2005, a las 11:00 de la mañana, con la presencia del ministro de Infraestructura Ramón Carrizales Rengifo.

Siete meses después, el 17 de octubre de 2005, arrancó la construcción del boulevar de la avenida 20 y la ampliación de la carrera 21.

El acto tuvo lugar en un terreno, supuestamente propiedad de particulares, no rescatado por la municipalidad, al lado del cementerio nuevo de esta ciudad, en la venida Florencio Jiménez,

En dicho terreno se contempló edificar, no solo el nuevo terminal de pasajeros de Barquisimeto, hoy paralizado, sino también la estación de cabecera número 1 del sistema de transporte.

Además de Carrizales, en el acto estuvieron presentes Henri Falcón, en calidad de alcalde de Iribarren, y Luis Reyes Reyes, como gobernador de Lara, quienes colocaron la piedra que simbolizó el comienzo de los trabajos, cuya culminación de la obra la prometieron para el año 2006. Ocho años después Transbarca no arranca.

Reyes, compañero de partido de Falcón tomó el micrófono y lo felicitó por haber tomado esta iniciativa.

Los acompañaron el tren ejecutivo de la alcaldía, concejales afectados al chavismo, algunos diputados del Consejo Legislativo de Lara, algunas autoridades regionales, los proyectistas y los representantes del consorcio Ute Barquisimeto, ganador de la licitación convocada por la alcaldía de Iribarren para ejecutar esos trabajos, en la que se agrupaban 20 empresas de infraestructuras, especialistas en la materia de origen alemán, italiano, francés, suizo, español, canadiense y venezolano.

El ministro Rengifo sobre la obra se atrevió a decir durante el acto que se trababa de “uno de los proyectos más expeditos e integrales que se han presentado y aprobado durante el período gubernamental del presidente Hugo Chávez”.

Igualmente, adelantó que se habían aprobado 50 millones de dólares provenientes de los recursos de Pdvsa, con los cuales se implementaría un sistema que integraría a la ciudad, el cual iba a cumplir la misma función de un metro, pero sería menos oneroso por los bajos costos de su mantenimiento.

Comenzó a romperse la ciudad

Tres frentes de trabajo se dispusieron para el inicio de la obra de Transbarca en el año 2005, uno en la avenida Florencio Jiménez, otro en la anterior avenida 20 y un tercero en la avenida 2.

El de la Florencio Jiménez, a la altura del cementerio nuevo, comenzó la construcción del terminal de pasajeros, la infraestructura de patios y talleres del sistema de transporte y la estación de cabecera de éste, que iría conectada al terminal.

Mientras en la avenida 2 y avenida 20 se iniciaron trabajos de sustitución de bancada de los servicios públicos (acueductos, cloacas, teléfonos, televisión por cable…) con la intención de garantizar una obra de largo alcance para no volver a romper las calles.

En el caso de la avenida 20, hoy Boulevar, se restringió el paso de vehículos particulares a partir del 18 de marzo de 2005, en el horario comprendido entre las 7:00 a.m y las 7:00 p.m desde la intersección de la 20 con avenida Vargas hasta el cruce de la 20 con calle 28.

Las líneas de transporte público sí podían movilizarse por la 20, pero solo por el canal derecho, en trayecto este-oeste, ya que el canal izquierdo era utilizado para las obras del sistema.

Alrededor de cinco mil empleos directos ganaba la obra Transbarca, y unos mil en la nueva fase del terminal de pasajeros de Barquisimeto.

La construcción del boulevar encontró tropiezos de todo tipo, desde la inexistencia de planos para acometer la sustitución de drenajes, cloacas, acueductos y demás servicios hasta la férrea oposición de los comerciantes informales, quienes se negaban a salir de la 20.

Luego de numerosas marchas y contramarchas, protestas y manifestaciones, el alcalde logró un acuerdo con los trabajadores de la economía popular –avalado por la firma de un acta convenio el 9 de febrero- mediante el cual los buhoneros se comprometieron a salir de la 20 a cambio de un mejor lugar para realizar su actividad commercial.

La AMTT no apoyó el proyecto 

Erick Zuleta, presidente de la Federación Nacional de Transporte y del Sindicato Automotor del estado Lara, ha sido uno de los principales críticos del proyecto Transbarca, desde que conoció la idea de su ejecución.

En unas declaraciones ofrecidas a este periódico en el año 2003, dijo que los transportistas desconocían el proyecto. “Sigue siendo el secreto mejor guardado”.

Zuleta no aceptaba que Falcón ejecutara el proyecto porque no contaba con el apoyo de Yomary Meléndez, directora de la Autoridad Metropolitana de Transporte y Tránsito, AMTT, quien en este caso era la máxima autoridad facultada, por ordenanza, para planificar y ejecutar todo lo relacionado con transporte, vialidad y tránsito en los municipios Iribarren y Palavecino, pero no aparecía como ente responsable del proyecto Transbarca.

“Tengo información según la cual detrás del sistema de transporte masivo que se llamará Transbatrca, y el cual presente instalar el alcalde Henri Falcón en Barquisimeto y Cabudare, hay un chorro de dinero en comisiones que al parecer se quieren repartir varias personas, a quienes no les va a importar llevarse en los cachos a nadie”, advirtió, ese mismo año.

Le pareció extraño el gran misterio y hermetismo que tenían las autoridades municipales de Iribarren y algunas autoridades gubernamentales, como Fontur, con el nuevo proyecto del transporte que pondrían a funcionar en la ciudad, sin previa consulta de los sectores que hacen vida en la jurisdicción.

El Transbarca ¿A un plebiscito? 

La propuesta de un plebiscito para que los barquisimetanos dijeran si estaban de acuerdo o no con la implementación del Transbarca nunca se concretó, en el 2005.

Sobre el particular, directivos del Sindicato de Transporte del estado Lara, entre ellos Geovanny Peroza, fueron más allá y propusieron, sin que se llegara a este procedimiento, que se consultara a las personas si deseaban un transporte masivo como ese del trolebús que se pretendía implentar y que no dio resultados en ninguna parte, o si preferían alguno de estos otros tres sistemas: el denominado Transmilenium, el tren eléctrico aéreo de Lima, o el metro que ha sido un éxito en todas partes por ser simplemente el mejor y más completo.

Criticaron que las autoridades municipales con el Transbarca se estaban burlando de los larenses por tratarse de un sistema obsoleto y anticuado, haciéndole creer al pueblo que es un modernísimo sistema de transporte colectivo, cuando resulta que ciudades como Bogotá y ciudades europeas, que ya lo tuvieron, lo eliminaron por ser total y absolutamente ineficaz.

Lamentaron que las autoridades municipales no siguieron la tendencia mundial como es el metro, instalado con éxito en Caracas, Valencia, Maracaibo y Los Teques.

Anuncios de Chávez crean expectativas

Cabe recordar que a mediados del año 2007, el Gobierno nacional, a través del fallecido presidente Hugo Chávez, asumió el Sistema de Transporte de Barquisimeto, alegando que las gobernaciones y alcaldías no tenían la capacidad financiera para este tipo de obra de gran envergadura.

Para ese momento Henri Falcón aun pertenecía a la fila oficialista y era el alcalde del municipio Iribarren.

Confesó que el Gobierno central le quitó la obra cuando llevaba un 90% de avance, sin embargo, manifestó que en Transbarca no estaban cerrados a la posibilidad de que el proyecto fuera asumido directamente por la administración central, “si eso garantizaba la culminación de esta obra importantísima para la ciudad”.

Han transcurrido seis años de estar Transbarca en poder del Ejecutivo nacional y se alarga el proceso de culminación.

“Apuremos el paso en la construcción del nuevo Barquisimeto y el nuevo Sistema de Transporte Masivo”, señaló Chávez el 27 de julio de 2008, mediante uno de sus programas Aló Presidente realizado en Barquisimeto, concretamente en la Estación Central Simón Bolívar , al tiempo que anunció la inauguración del mismo para marzo de 2009.

Esta noticia generó expectativas, dudas e interrogantes entre los barquisimetanos ya que para ese momento no se observaban avances en los trabajos del Transbarca porque se realizaban a paso de tortuga, por lo que no se estimaba la obra estuviera concluida para la fecha anunciada.

Para ese entonces, la paralización de actividades se extendió por año y medio por falta de dinero, y llevaba a penas el 44% de ejecución, confirmado por el ministro de Infraestructura Isidro Rondón.

Chávez garantizó los recursos provenientes del Fonden para concluir el proyecto de transporte, mientras apoyó la reactivación de los trabajos que habían estado detenidos durante dieciocho meses.

Chávez pide prisión

“Señor contralor, le pido que investigue. !Que caiga quien caiga! A mí no me importa nada, gobernador, exgobernador, alcalde, exalcalde, lo que sea. Debe haber un responsable por eso. El día en que yo sea responsable, señora fiscal, lléveme a prisión”.

Lo anterior fue dicho por el president Hugo Chávez casi a la medianoche del pasado sábado 14 de noviembre de 2009, durante un acto de condecoración a familiares de presos cubanos en territorio norteamericano, celebrado en la ciudad de Caracas, en alusión directa al caso de paralización y retraso que presenta el proyecto del Sistema de Transporte Masivo para Barquisimeto (Transbarca).

Vale recordar, que el mandatario nacional instó en esos días al ministro de Planificación y Desarrollo, Jorge Giordani, a organizar una serie de cursos de planificación para alcaldes y gobernadores a fin de administrar recursos de la mejor manera y ejecutar acciones que garantizaran el feliz término de la obra proyectada.

En gran anuncio…

Otro anuncio a los cuatro vientos sobre la culminación del Sistema de Transporte Masivo se hizo en Barquisimeto el jueves 13 de junio de este año, siendo el más reciente.

Quien se comprometió en nombre del gobierno revolucionario y ante más de dos millones de barquisimetos en tan alta respopnsabilidad fue Haiman El Troudi, ministro de Transporte Terrestre, durante una visita a Lara en el marco del gobierno de calle que realizaba el tren Ejecutivo en todo el país, encabezado por el presidente Nicolás Maduro.

Antes que culmine el año 2013 podría estar totalmente operativo el sistema Transbarca, para beneficiar a unos 60 mil barquisimetanos a diario mediante este servicio de movilización masiva, anunció El Troudi.

Durante la visita realizó un recorrido de inspección por diversas obras, conjuntamente con funcionarios de este estado que articulan con el gobierno bolivariano, caso de Luis Reyes Reyes, presidente de Corporala, a objeto de recoger el conjunto de problemas no presentados, para solucionarlos desde el más alto nivel.

Respecto a los antecedentes del Transbarca recordó que la obra la inició Henri Falcón desde la Alcaldía, propuesta aprobada por el extinto presidente Hugo Chávez, “a mi parecer, en el día de hoy, sobredimensionada”.

“Presentó (Falcón) un proyecto muy improvisado, “faraónico”, “saudito”, que no recogió las condiciones técnicas básicas para ejecutar esta obra de gran magnitud”, añadió en unj parada que hizo en la avenida Florencio Jiménez por donde el Transbarca prestará servicio.

Señaló que sí es posible poner a funcionar “con un diseño audaz” el Transbarca este mismo año, como una extraordinaria noticia para Barquisimeto, y con poco impacto financiero, emulando la experiencia del Bus Caracas y otros conocimientos que adquirió de varios sistemas a escala mundial.

Solo bastará que la propuesta sea aceptada por el presidente Nicolás Maduro para su aprobación.

Precisó que gracias al trabajo de un equipo técnico, el año pasado se logró avanzar la activación de las pruebas pilotos.

Una semana después, el jueves 20, Troudi fue más preciso al señalar que para el mes de septiembre de 2013 entrará en operatividad Transbarca.

Reveló que el presidente Maduro, el 19 de junio, en medio de una jornada de gobierno de calle en Lara, sostuvo que ya tiene fijada una estrategia para que en tres meses, es decir, en septiembre, el sistema esté operativo con una línea que inicia en la estación cabecera ubicada en la avenida Florencio Jiménez (oeste) hasta Santa Rosa, al este.

El Troudi reveló que la línea principal irá por la avenida Libertador, Venezuela, Los Leones y la 20, destacando que la Libertador y la Venezuela ya se están interviniendo con cuadrillas de obreros y técnicos para el canal exclusivo.

Detalló que en aquellas avenidas donde no se ha construido este canal para el Transbarca, el trole compartirá el paso vial con el resto del tráfico, pero resaltó que habrá un mecanismo de semaforización inteligente que evitará el embotellamientos de las arterias.

El ministro informó que el trazado principal contará con seis rutas alimentadoras para que los habitantes de las comunidades por donde no pasa trolebús puedan tener aceso al sistema.

Informó que existirá una ruta que saldrá desde Cabudare, ´se desplazará por toda la Ribereña y llegará a la calle 51 con Libertador, donde se conectará con el sistema masivo, otra saldrá desde la Villa Crepuscular hasta la estación de la Florencio Jiménez.

Maduro acusa a Falcón

El presidente Nicolás Maduro presume que durante la gestión municipal de Falcón, frente a la obra de Transbarca, habría cometido irregularidades.

En este sentido, exhortó a las autoridades competentes para que investiguen al ahora gobernador de Lara por estos hechos.

“Para esta obra se asignaron 520 millones de dólares, eso es para hacer un metro. ¿Qué pasó con esos recursos? Eso se tiene que investigar y que vaya preso quien tenga que ir preso. En la Asamblea Nacional ya se está adelantado eso” sentenció el primer mandatario nacional.

Trabajadores descontentos 

En varias oportunidades protestó la mano de obra calificada incorporada en la construcción de Transbarca.

Precisamente, un día después del anuncio presidencial de que la obra concluiría en marzo de 2009, un grupo de extrabajadores del nuevo terminal de pasajeros de Barquisimeto creyeron poco probable que el Sistema de Transporte Masivo estaría listo para le fecha indicada.

Como razón, argumentaron la constante paralización de la obra ante la falta de pago a los trabajadores por parte de las autoridades gubernamentales, y porque era falso estuvieran trabajando 400 obreros, sino menos de 200, a lo que se le sumaba la escasez de materiales.

Uno de los incumplidos era la cancelación del bono presidencial del 5 de julio de 2005, y el pago de pasivos laborales a unos trescientos trabajadores en 2006, entre otros.

Críticas

Voces de diversos sectores de la ciudad lanzaron críticas sobre el proyecto Transbarca. He aquí algunos de estos cuestionamientos sobre la obra: 

-El cableado del trolebús produciría contaminación visual
-Detrás del proyecto de Transbarca hay chorros de dinero en comisiones (Erick Zuleta. 20/06/2003/)

-Transbarca podría convertirse en una fábrica de desempleados (Erick Zuleta, 01/07/2003/).

.-Improvisación y abuso de autoridad (concejala Oly Mendoza, 17/02/2004/)
– Falcón crea falsas expectativas con el proyecto Transbarca (Macario González, 19/09/2003/).

-Genera suspicicias el silencio guardado en torno al Transbarca (concejala Ninoska de Torrealba, 20/04/2004/).
-El alcalde y dos aventureros conocen el proyecto Transbarca (Erick Zuleta, 04/10/2004/)

DATOS

El 12 de septiembre arribó a Maiquetía el primer vehículo para la red trolebuses para el Transbarca.

El 17 de octubre de 2005 arrancó la construcción del boulevar de la avenida 20.

Buhoneros trasladados

Unos 15.000 trabajadores formales, directos e indirectos, del casco central, es decir, del perímetro acordonado por la avenida Vargas, la calle 42 y las carreras 19 y 21, están afectados con la no culminación de la obra de construcción de la ruta ecológica del Transbarca, la cual debió ser inaugurada en 2006, de acuerdo a los anuncios formulados en su momento por el alcalde de Iribarren, Henri Falcón.

Las ventas de los dueños de los establecimientos aún operativos en la avenida 20 han caído entre 40 y 60 por ciento, dependiendo del ramo de cada negocio y de la temporada.

El número de trabajadores de la economía informal termina superando al de los comerciantes formales.

Más de 2.600 trabajabn en esta vía, dejando toneladas de basura e incluso haciendo sus necesidades fisiológicas, pero por un acuerdo entre estos y la alcaldía fueron sacados de la calle y distribuidos en locales tipo galpones llamados bequitos.

El proyecto contempla la construcción de 52 estaciones a lo largo del recorrido que será cubierto por 80 unidades, las cuales están en proceso de fabricación en Europa.

Se prevén 180 mil viajes al día…

Comentarios

Comentarios