ELECCIONES PRIMARIAS EN EL PSUV

Después de la realización de las elecciones primarias convocadas por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) para escoger el candidato presidencial de la Alternativa Democrática, los candidatos a gobernadores y alcaldes en todo el país, la conmoción interna en las filas del Partido Socialista Unido (PSUV) podría ser de proporciones incalculables, por ahora, e incluso contribuir a agravar la crisis interna que vive ese partido político, que desde el punto de vista electoral se debate entre aceptar incondicionalmente el dedo de gran elector de Hugo Chávez y pedir la realización de consultas a la base para escoger sus candidatos que se debatirán con los de la Unidad Nacional en las próximas elecciones.

Y ello se explica porque después que el Presidente Chávez hizo aprobar en la Constitución Nacional Bolivariana el artículo 67, relativo a las elecciones primarias para escoger las autoridades y candidatos de los partidos políticos para cualquier cargo representativo, muchos demócratas creyeron que el país se enrumbaría hacia el perfeccionamiento de la democracia, e incluso hubo por lo menos un proceso interno en el que el PSUV escogió sus candidatos, aunque productos de una evidente influencia de la opinión del Comandante Presidente. Pero una vez consolidado en el poder, el Jefe del Estado comenzó a imponer todos sus candidatos a dedo, con la anuencia de los principalmente favorecidos, y seguramente con las reservas silenciosas de los que aspiraban medir sus liderazgos y resultaban desplazados.
En las elecciones para la Presidencia de la República que se celebrarán el 7 de octubre de este año, si el Comandante no pudiera asumir esa candidatura tendría graves problemas internos, porque ya algunos dirigentes nacionales y sobre todo regionales han manifestado públicamente, que debería consultarse a las bases mediante elecciones primarias para escoger los candidatos del PSUV. La disidencia del Gobernador de Monagas ¨El Gato¨ Briceño, que lo llevó a la expulsión de ese Partido, no sólo tiene relación con su posición crítica frente a los Ministros del Ambiente y del Petróleo, en defensa del pueblo que representa, sino también, según su propia denuncia, a que el Primer Vicepresidente del PSUV, Diosdado Cabello, tiene entre sus planes imponer a su hermano como candidato a esa Gobernación.
Y si a la rebelión del Gobernador Briceño se le agrega la solicitud de elecciones primarias en el Estado Bolívar, por un alto dirigente regional del PSUV, para escoger el candidato a la Gobernación de esa entidad, es evidente que muchos otros dirigentes del partido de gobierno aspiran a que se cumpla con el mandato constitucional de que somos una democracia participativa y de que los partidos deben escoger sus autoridades mediante consulta a las bases, estamos ante una posible insurgencia de la militancia pesuvista, frente a la escogencia a dedo por parte del Presidente Chávez.
Y aunque Hugo Chávez desconoció los resultados de las últimas elecciones internas del PSUV, en las que salió derrotado Diosdado Cabello y tuvo que imponerlo con vicepresidente, la procesión tiene que ir por dentro, no sólo porque siempre el Comandante Presidente y todavía candidato, se ha empeñado en predicar la supuesta condición de democracia representativa y hasta de poder del pueblo soberano, sino también porque la escogencia de los candidatos de la Alternativa Democrática mediante elecciones primarias, se puede convertir en el puntillazo definitivo contra la selección a dedo por el máximo caudillo.
¿Cómo explicarle a la militancia del PSUV que lo más democrático y representativo no es lo que establece la Constitución Bolivariana, con relación a la consulta a las sus bases, sino la voluntad omnímoda expresada en el dedo del actual Presidente? Todo hace pensar que es posible que en los próximos días o meses el país podrá presenciar una marejada de protestas o solicitudes de militantes y dirigentes del partido oficial, para la realización de elecciones primarias, excepto que Hugo Chávez imponga la posposición de la escogencia de los candidatos a gobernadores y alcaldes, para después de las elecciones presidenciales. Sin embargo, la escogencia de algunos candidatos a gobernadores para los estados Carabobo, Táchira, Miranda, Nueva Esparta, Zulia y Lara, por parte de Hugo Chávez, son ya señales de que se volverá a imponer su dedo de gran elector o estallará una crisis interna indetenible y mortal políticamente.
Y finalmente, si Chávez no puede ser candidato por razones de salud e impone como su sucesor a Diosdado Cabello o a éste lo imponen, tal como se comenta en corrillos políticos, sus amigos militares y el poder económico que ha acumulado a lo largo de los 13 años de gobierno, la diáspora del PSUV puede ser de mayores proporciones, tanto por no consultar a las bases de ese parido, como porque se trata de un candidato que ya derrotó ampliamente en el estado Miranda, Henrique Capriles Radonski, hoy el candidato de la Alternativa Democrática a la Presidencia de la República.

Comentarios

Comentarios