La Colonia Tovar, un pedazo de Alemania en Venezuela

 En el Continente Europeo Alemania siempre ha sido una referencia obligada en la historia de esos pueblos. El sistema de integración más perfecto en el planeta nació en 957 como Comunidad Económica Europea por el Tratado de Roma con seis países, y la actual Unión Europea con 27 estados, siempre ha tenido a Alemania como factor fundamental.

Hoy con la crisis financiera y económica en Gracia, España, Portugal, Italia, Irlanda; Alemania y su canciller a la Sr. Ángela Merkel continúa siendo el pivote fundamental de ese proceso integracionista. El nuevo presidente de Francia François Hollande en el primer día de su toma de posesión, se dirigió a Berlín por la importancia que Paris le atribuye a Alemania en el siglo XXI.

Con Alemania, Venezuela siempre ha tenido vínculos comerciales. Varias generaciones de alemanes han sembrado nuestro territorio y muchos venezolanos han viajado o vivido en Alemania. Uno de los Alemanes que marco la Historia de Venezuela fue Alejandro Humboldt por eso tantas escuelas, institutos y centros llevan su nombre y en varios de ellos enseñan el Alemán como segunda lengua.

A pocos kilómetros de Caracas la Colonia Tovar es un centro turístico de primera importancia, donde está presente Alemania. Lo más importante los Venezolanos de origen Alemán que allí viven y trabajan, en esa herencia permanente de varias generaciones. La plaza, la iglesia, los hoteles y los restaurantes, el museo, los productos agrícolas, y los servicios etc., todo es la imagen del recuerdo de los alemanes de Europa.

Desde 1964 la Colonia Tovar se declaro zona protegida para resguardar su ambiente natural, arquitectónico e histórico alemán. Allí están las escuelas, los molinos, las iglesias, las viviendas donde se mezcla lo Venezolano y lo Alemán.

Desde 1951 y hasta el año 1963, se construyo la carretera que une a Caracas con ese pueblo de origen Alemán, donde todavía se escucha el viejo Alemán de la Selva Negra y donde los Caraqueños pueden disfrutar de un ambiente y una ecología protegida, pero también de una cultura y de una historia vivida por una población, que siendo venezolana no deja de ser Alemána.

Fue en 1942 cuando la Colonia Tovar obtuvo el rango de Municipio e integrándose a la vida política del país.

Durante muchos años la Colonia Tovar y sus primeros habitantes, todos Alemanes, permanecieron aislados de la territorialidad, la historia y la cultura venezolana. A pesar de las dificultades, sus primeros pobladores supieron encontrar el camino al desarrollo. Los llamados estatutos determinaban el matrimonio solo entre colonos Europeos incluso quitándoles el derecho de propiedad a quienes contrajeran matrimonio con venezolanos este no fue obstáculo para en matrimonio mixto y los intercambios culturales. Con la importancia que adquirió el cultivo de café los colonos abandonaron cultivos Europeos y modernizaron su agricultura. Fue el tiempo también de colaboración de Alemania con envíos de maestros y sacerdotes Alemanes a la Colonia Tovar, igualmente los venezolanos de Caracas y los del gobierno, descubre iran poco a poco, el inmenso potencial de este original pueblo, metido en el Estado Aragua, en las cabeceras del rio Tuy y muy cerca de Caracas.

El personaje más importante de la Colonia Tovar y a quien le debe su fundación fue Agustín Codazzi. El aporto tanto a la geografía venezolana. Gracias a sus gestiones y con el acuerdo del gobierno nacional y la donación de tierras de Martin Tovar, Codazzi logro animar y organizar a 387 Alemanes para trasladarlos a un ignatos y desconocidos destinos en algún lugar de Venezuela. Todo fue difícil desde el inicio, desde la aventura en el barco Francés Clemence y la difícil marcha al desembarcar y penetrar en bosques, selvas, montañas y ríos. Eran tiempos de socialismo utópico, estos Alemanes cuando descubrieron donde vivir y empezar la historia de su nueva vida, Vivian en completa comunidad, tierra y trabajo eran colectivo y el trueque sustituía la moneda. Su primera forma de gobierno fue una especie de consejo comunal, que ellos denominaron Gemeinderat con representantes elegidos en forma directa y por referéndum. Pronto establecen la atención medica, desde el Gemeinderat organizan los primeros servicios médicos y educativos, se reparten las tareas y se almacenan los productos y como en todo pueblo Alemán construyeron la escuela, la plaza y el molino.

Estos primeros 387 Alemanes que optaron por ser venezolanos quemaron sus naves para quedarse en nuestro territorio. Todos provenían de Keiserstuhm una pequeña población en la Selva Negra Alemana. Todavía hablan el dialecto que trajeron y que dificulta entenderse con los Alemanes Europeos del siglo XXI.

En años posteriores entre 1851 a 1862 se incorporan 90 inmigrantes más, de otras regiones como Sajonia, Alsacia, Hesse y Mesklemburgo. Estos últimos de religión protestantes mientras que los primeros 387 eran católicos.

Fue el general José Antonio Páez quien tuvo la idea original, apenas Venezuela separada de la Gran Colombia, quien planteo la necesidad de traer inmigrantes de Europa para fortalecer la economía nacional, invocando al ejemplo de Estados Unidos. La preocupación fundamental era para mejorar la agricultura, poblar grandes espacios vacios y sustituir la cultura de la guerra por la convivencia y la paz. Así pudieron llegar a Venezuela en en toda la patria los distintos gobiernos Europeos de todas las naciones que se extendieron por todo el territorio permitiendo una nueva raza acrisolada en la mezcla y pluralidad de hombres, mujeres, pueblos y culturas.

La primera y la segunda guerra mundial, en el escenario europeo facilitó el traslado de grandes contingentes de seres humanos que huían de la violencia y la muerte para residenciarse definitivamente en el nuevo mundo.

La desgraciada aventura del Nazismo en Alemania ,obligo a muchos alemanes por sufrir las consecuencias de esta ideología totalitaria, y especialmente a Judíos Alemanes por buscar nuevos horizontes de Democracia y libertad a vinieron a nuestro país y a otros de América Latina, el Caribe, América Central, Estados Unidos y Canadá.

Fue extraordinaria la actitud del Presidente Eleazar López Contreras a quienes muchos Judíos Alemanes reconocen haberle salvado la vida cuando en barcos errantes llegaron a Puerto Cabello ante la dificultad de otros países de aceptarlos como nuevos habitantes.

Precisamente hace unos días con algunos Alemanes Judíos que llegaron en esos tiempos del Holocausto, a Venezuela subimos de Caracas a la Colonia Tovar para admirar la belleza del paisaje, disfrutar de la cordialidad de sus habitantes, en cuyos ojos azules se puede encontrar todavía el ruido y el trinar de las aves de la Selva Negra alemana. Por supuesto que disfrutamos de la comida alemana con un toque venezolano.

Que distinta la Colonia Tovar de hoy en el 2012 a aquellas 20 barracas en medio de la selva denominadas Palmar del Tuy donde hace 169 años los primeros Alemanes llegaron a Venezuela para quedarse para siempre.

Comentarios

Comentarios