Piden a Hidrolara completar trabajos y reparar botes de agua en Cabudare

Filtraciones, sustitución de colectores y diversos problemas son atendidos por la hidrológica estadal diariamente en diferentes sectores del municipio Palavecino, en especial de su capital Cabudare, donde las cuadrillas se han encargado de recorrer la ciudad.

Sin embargo, en varios sectores, vecinos se han quejado pues a pesar de que son reparados los botes y colapsos de aguas negras, Hidrolara no completa los trabajos de asfaltado y por meses deben aguantar grandes cráteres en medio de la vía.

Prueba de ello son dos enormes huecos que se ubican en la avenida Libertador del sector La Mendera. Natalia Sánchez, habitante del sector, indicó que hace seis meses, un bote de aguas blancas fue reparado y se colocó una fina capa de asfalto que en pocas semanas ya se había deteriorado.

“Las cuadrillas en tiempo récord repararon el bote y taparon los huecos que realizaron, pero los trabajos no fueron de calidad pues en pocos días el asfalto ya se estaba abriendo nuevamente y hasta el Sol de hoy tenemos un parche gigantesco que terminará por dañar toda la vía”.

Así mismo, en la misma avenida pero esta vez en la calle 2, otra muestra del paso de la hidrológica se mantiene intacta, sin que los organismos gubernamentales se encarguen de mejorar la situación. Las filtraciones de aguas negras ya han deteriorado la capa asfáltica, dejando un charco de malos olores que impregnan toda la cuadra para el malestar de vecinos y conductores que transitan por el lugar.

También en la Urbanización Chuco Briceño, el panorama es preocupante. A lo largo de la vía un canal completo fue abierto para cumplir con la sustitución de una tubería y el asfaltado no fue repuesto.

Mientras que en la calle Juan de Dios Ponte, a sólo media cuadra de la Alcaldía de Palavecio un bote de aguas negras corre libremente por la vía.

Vecinos esperan que la hidrológica tome cartas en el asunto y haga esfuerzos para completar los trabajos sin tener que dejar a las comunidades con calles de tierra.

Fotos: Simón Alberto Orellana

Comentarios

Comentarios