Proponen dejar el pasaje en seis bolívares

El Sindicato Automor del estado Lara, reclama a la Alcaldía de Iribarren un incremento de dos bolívares en la tarifa del pasaje urbano, debido al alto costo de la vida, que afecta en gran medida a los hogares de los transportistas.

Sin embargo, el diálogo se rompió para esta discusión de la tarifa, “por primera vez en la gestión de Amalia Sáez como alcaldesa”, dijo Erick Zuleta, presidente del sindicato, a la par de un queja sentida por todo el gremio:
“La Alcaldía nos niega el incremento del pasaje a nosotros, sin embargo, a los rapiditos les autorizaron los dos bolívares de aumento; ¿por qué esa discriminación con nosotros? ¿Acaso los transportistas afiliados en Sintrapel son más venezolanos que nosotros? Reclamamos lo justo”, declaró.

Este jueves en reunión con representantes de las diversas líneas de transporte, Zuleta desmintió al mayor Wilmer Pifano, director de la Policía Municipal, quien habría hablado en televisión regional de un supuesto incremento por parte del Sindicato previsto para el mes en curso y otro en septiembre.

Erick Zuleta indicó que el pasaje de lunes a viernes quedó fijado en seis bolívares; sábado, domingo y feriados el costo es de siete bolívares. La tarifa fue presentada en el Instituto para la Defensa de las Personas en el Acceso a los Bienes y Servicios (Indepabis), en Caracas.

De allí que aparezca en los folletos informativos colocados en las unidades del transporte ”precio sugerido a su estima conveniencia”. Y en este punto hizo énfasis el también presidente de la Federación Nacional de Transporte, Erick Zuleta, “sólo si el usuario considera que es justa nuestra petición de incrementar dos bolívares el pasaje, paga tal como lo indica el aviso; nuestra propuesta es legal y queda a conciencia de las personas si lo cancelan o no.

Muchos usuarios, dicen que las unidades están todas dañadas, sin embargo, el aumento del pasaje no es para arreglar las busetas, sino para sobrevivir. El transportista y su familia también comen y tienen que pagar servicios”, acotó.

Seguidamente, manifestó la intención del gremio en dialogar con los representantes de la Alcaldía de Iribarren. Lamentó que Sintrapel, a cargo de los “rapiditos”, sí haya sido convocado por el Gobierno municipal y el Sindicato Automotor no fue tomado en cuenta.

Fontur sigue debiendo

Asimismo, lamentó que la Fundación Fondo Nacional de Transporte Urbano (Fontur) siga en deuda con los trabajadores del volante. “Nos deben del pasaje estudiantil todo lo que va de año”, sostuvo.

Expresó que la Federación Nacional de Transporte ha solicitado desde hace varios meses, al Ministerio (pp) de Transporte Terrestre un crédito adicional para cumplir con el subsidio para el pasaje de los estudiantes y hasta los momentos no ha sido posible.

A propósito de los estudiantes, aclaró que el pasaje para ellos no sufrirá ningún incremento, rechazando algunas manifestaciones de jóvenes en contra del incremento de la tarifa para las rutas urbanas.

“La inseguridad no se aguanta”

Erick Zuleta, presidente del Sindicato Automotor del estado Lara y presidente de la Federación Nacional de Transporte, habló también de la preocupación que genera la inseguridad en los transportistas.

Explicó que incluso sufren extorsiones hechas vía telefónica, las cuales impiden tener tranquilidad en el desempeño del oficio prestado a las comunidades y ciudad en general.

“Somos muy atacados por la delincuencia y no hay control sobre eso. Las autoridades tienen que establecer medidas de seguridad eficientes que pongan a salvo tanto a los transportistas como a los usuarios porque la vida de todos es importante.

La inseguridad, es otro asunto que vale la pena resolver”.

Comentarios

Comentarios